Banner Cooperativa

960x175 SIP

Pinar y Río CalamuchitaUna de las conclusiones de un trabajo de investigación de la UNRC, dice que gracias a los pinares los ríos y arroyos que los circundan reducen su caudal hasta un 50%. El estudio fue presentado en un café científico ante alumnos secundarios de San Basilio. Las investigaciones fueron realizadas en nuestro valle.

Docentes de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Río Cuarto realizaron un café científico ante alumnos secundarios de San Basilio, en el que debatieron sobre el efecto que provocan los pinos y especies exóticas sobre los arroyos serranos en la zona del Valle de Calamuchita. Según puntualizaron los investigadores, uno de los impactos más preocupantes es que las plantaciones generan una merma de hasta el 50 por ciento en los caudales.

Así lo confirmó a la integrante del grupo de investigación del Departamento de Ciencias Naturales, Luciana Cibils Martina, quien indicó que el estudio que realizaron se sitúa entre La Cumbrecita y Villa Alpina.

“La problemática de los pinos y las especies exóticas nunca se ve realmente como un problema porque a la mayoría de la gente le gusta este paisaje en las sierras y no sabe que no es la planta que debería estar ahí. A esa altura deberían estar los pastizales, se trata de 1.100 metros sobre el nivel del mar. Estas plantaciones cambian muchísimo el paisaje”, manifestó.

En este sentido, la docente recalcó que, con la formación de dichos pinares “el caudal de los ríos se reduce, en algunos casos hasta un 50 por ciento. Como son arroyos tan chiquitos porque se trata de las nacientes de los ríos Tercero y otros, algunos llegan incluso a secarse en el transcurso del año cuando hay poca lluvia”, admitió.

Asimismo expresó que también se visualiza un efecto en el ambiente acuático, ya que “la biodiversidad en esos arroyos forestados es menor”. “Hay menos diversidad, porque las especies no están adaptadas a esa vegetación. Por ejemplo, no hay ningún invertebrado que se pueda comer las acículas de los pinos, entonces se acumulan y pueden liberar sustancias que inhiben el crecimiento de otros microorganismos. Así cambia el funcionamiento de esos ríos, lo que puede llegar a afectar la calidad del agua”, aclaró.

Otra consecuencia conocida de la presencia de estas plantas en las sierras es “la incidencia que tienen en incendios, la mayor probabilidad de estos focos o duración”, aclaró Cibils.

Paralelamente explicitó que dichas plantaciones y las famosas zarzamoras -tan comunes, ahora, en esta región- “no son manejadas, ni controladas”. “Muchos de estos pinos se expanden, estas plantaciones crecen y se ven muchos pinos nuevos, o sea que avanzan mucho sobre el pastizal. Se transforman en un foco de invasión”, sostuvo.

Debate en la escuela

Los docentes del Departamento de Ciencias Naturales ya han realizado cafés científicos sobre la incidencia de los pinos en los cursos de agua serranos en las localidades de Holmberg, Reducción, Río Cuarto, y en esta última oportunidad fue con alumnos de cuarto, quinto y sexto año de San Basilio.

“En el café les planteamos a los chicos la situación para que ellos se pongan en juego roles. Es decir, para que actúen como cada uno de los personajes que pueden estar involucrados, como los dueños de la tierra, el gobierno, los científicos o los turistas. Para mostrar la complejidad que tiene la temática como cualquier problemática ambiental, en la que siempre hay intereses encontrados”, sostuvo Cibils.

La investigadora de la UNRC advirtió que “desde la ciencia se puede proveer de herramientas de información para tratar de ordenar el territorio y decidir dónde hacer cada actividad o de qué manera, porque también hay distintas formas de manejo que se podrían hacer para minimizar los efectos que tienen las plantaciones”.

Así sostuvo que, para reducir el impacto negativo de las forestaciones en cursos de agua de nuestras sierras, se podría “dejar un área alrededor de los arroyos sin pinos. Un espacio de 10 o 20 metros de pastizal con la vegetación natural. Con esto ya cambiaría mucho porque ya no tenés el sombreado o el ingreso de acículas de pino todo el año”.

Si bien estos estudios se realizaron en el Valle de Calamuchita, la docente universitaria adelantó que ahora pretenden realizar un análisis del impacto de las plantaciones de pinos en la zona de Alpa Corral.

Luciana Panella - Puntal


Publicite

Suscribirse al newsletter